Home Política Ambiental Net Zero podría significar menos coches además de un cambio a vehículos eléctricos

Net Zero podría significar menos coches además de un cambio a vehículos eléctricos

by posizionarte
0 comment

Si bien la adopción de vehículos eléctricos está aumentando en mercados como Europa y China, los consumidores deberán acelerar drásticamente su cambio de los automóviles de gasolina y diésel para que la flota mundial de pasajeros alcance cero emisiones de escape para 2050.

Sin embargo, resolver la crisis climática puede no ser tan simple como cambiar de un tren motriz a otro. Es probable que también haya que reformar los hábitos de movilidad para descarbonizar completamente el sector del transporte por carretera, y esto podría implicar que algunas personas abandonen por completo la propiedad de vehículos.

Para llegar a un mundo en el que no queden vehículos con motor de combustión interna en las carreteras a mediados de siglo, BloombergNEF estima que las ventas anuales de vehículos eléctricos deben alcanzar un pico de más de 138 millones de unidades en 2040, frente a solo 6,6 millones en 2021. Eso es según al escenario Net Zero en el nuevo Electric Vehicle Outlook de BNEF, suponiendo que los patrones de uso de vehículos y las tasas de retiro se mantengan más o menos constantes en las próximas décadas.



Construir cadenas de suministro e infraestructura capaces de soportar un nivel tan alto de ventas de vehículos eléctricos es una tarea abrumadora. El abastecimiento de materiales para baterías, las instalaciones de fabricación de baterías, la capacidad de fabricación de vehículos eléctricos y el despliegue de la infraestructura de carga requerirán una expansión significativa.

Pero tales inversiones pueden no terminar siendo económicamente viables si las ventas globales terminan cayendo por debajo de los 100 millones de vehículos por año nuevamente, como se modela en el Escenario Net Zero.

Una posible solución a este dilema es frenar la demanda de turismos. Esto se puede lograr de varias maneras, incluidos mayores niveles de urbanización, aumentando el costo de propiedad de un automóvil y fomentando un cambio a otros modos de transporte, como el transporte público o las bicicletas.

Los beneficios de reducir la demanda de vehículos de pasajeros

Según el Escenario de transición económica de caso base de BNEF, en el que la adopción de EV está impulsada por tendencias tecnoeconómicas y fuerzas del mercado en lugar de nuevas políticas, la flota mundial de pasajeros alcanza alrededor de 1.400 millones de vehículos en 2050. Esto incluye motores de combustión interna y coches cero emisiones.

Sin embargo, si la demanda de vehículos de pasajeros disminuyera de tal manera que la flota solo alcance los 1.200 millones de automóviles en 2050, esto evitaría la emisión de 2,5 gigatoneladas de CO2. También eliminaría la necesidad de 85.000 millones de dólares en capacidad de fabricación de baterías y vehículos eléctricos, y renunciaría al consumo de 343 teravatios-hora de electricidad, más que la generación total de energía del Reino Unido en 2020.



No existe un enfoque único para reducir la demanda de movilidad

La proporción de viajes terrestres de pasajeros realizados en automóvil varía significativamente según el mercado. Los vehículos ligeros representaron más del 90 % de los pasajeros-kilómetro recorridos en tierra en EEUU en 2017 y más del 70 % en muchos países europeos, como Alemania e Italia.

La disparidad significa que algunas regiones tienen una mayor oportunidad de alejar a las personas del uso del automóvil. Pero al mismo tiempo, estos países pueden enfrentar un desafío más difícil para superar los factores culturales, como que la propiedad de un vehículo se perciba como una medida de éxito. También es posible que las políticas sean más efectivas para reducir la cantidad de vehículos en los hogares con varios autos que en los hogares con un solo auto.



Algunas vías de reducción del lado de la demanda tienen más potencial que otras, y es probable que muchas sean políticamente polémicas. Los gobiernos deberán emplear tanto incentivos como desincentivos para reducir efectivamente el uso de automóviles de pasajeros, y el dinero gastado en cambiar la curva de demanda de movilidad podría ser muy efectivo para reducir las emisiones.

Las partes interesadas de la industria pueden encontrar contradictorio apoyar políticas que tienen como objetivo reducir el uso de los productos que venden. Sin embargo, durante un horizonte temporal de varias décadas, alterar la curva de demanda de movilidad podría evitar cambios bruscos en las ventas de vehículos nuevos a medida que los gobiernos busquen flotas con capacidad de cero emisiones.


FUENTE: Elperiodicodelaenergia.com

You may also like

Deja un comentario